belenesdelmundo.com
         
 

Mi primer belén

Mi primer belén

Mi primer belén

Méjico – Tijuana – 1991
cerámica
autor: desconocido

X Cerrar

Érase una vez un pequeño nacimiento mejicano…; así podríamos comenzar la historia de cómo y porqué me convertí en coleccionista de belenes.

Siempre sentí una especial atracción por los nacimientos, si bien toda mi actividad en este campo, durante muchos años, se redujo a montar un belén bíblico convencional de 60 figuras de barro, de unos 15 centímetros de altura, así como a visitar los mercadillos navideños y asistir de cuando en cuando a alguna exposición.

Pero en 1991 todo cambió. En aquellos años yo vivía fuera de España, y viajaba con frecuencia a diversos países. Y en uno de esos viajes, estando en San Diego, en California, mi mujer –Elena- pasó a la ciudad fronteriza de Tijuana, en Méjico, y allí compró un pequeño nacimiento: el que encabeza estas líneas. Y ello me dio la idea de coleccionar nacimientos de los países que iba visitando, a modo de recuerdo. Esa era toda mi aspiración de coleccionista.

Mas tarde, al regresar a Madrid, compré algunos belenes hispanoamericanos en las tiendas aledañas a la Plaza Mayor, y me fui entusiasmado. Y acudí a familiares, amigos y conocidos residentes en el extranjero, con lo que la colección sufrió un notable impulso. Impulso que se hizo definitivo cuando descubrí las inmensas posibilidades de internet, que me han permitido contactar con tiendas y artesanos de todo el mundo.

De esta manera, lo que comenzó con un pequeño belén mejicano se ha convertido en una numerosa colección, en la que están representados múltiples países de los cinco continentes.

Fernando Pardo de Santayana
fernan1930@yahoo.com

FacebookTwitterMessenger