«

»

Jul 10 2017

Israel y Palestina. Judíos y Árabes. El conflicto interminable en Tierra Santa

   La Resolución de las Naciones Unidas de 1947 de dividir Palestina en un Estado judío y otro árabe, continúa sin efecto, al haber declarado Israel unilateralmente su independencia y no haberse creado el Estado árabe previsto para el pueblo palestino.

Desde entonces, Israel ha estado en conflicto permanente con los países árabes vecinos, con una guerra tras otra, y décadas de violencia que continúan hasta el día de hoy. Desde su fundación, las fronteras de Israel, e incluso su derecho a existir como Estado, han estado sujetos a controversia.

La GUERRA ÁRABE-ISRAELÍ DE 1948, tras la declaración unilateral de independencia enfrentó a Israel con Líbano, Siria, Jordania, Irak y Egipto, y finalizó con la ocupación por Israel de gran parte de los territorios asignados a un futuro Estado Palestino y la delimitación de una zona – marcada por la llamada “Línea Verde” – que con el nombre de Cisjordania fue ocupada por Jordania, mientras la Franja de Gaza era ocupada por Egipto.

     En esta situación estalló en 1956 la GUERRA DEL SINAÍ al producirse la nacionalización por Egipto del canal de Suez y el bloqueo de los estrechos de Tirán, vía de acceso al principal puerto mercantil israelí en el golfo de Aqaba. Ante este hecho Francia, Reino Unido e Israel atacaron Egipto por sorpresa, ocupando el Canal, desmantelando por completo el ejército egipcio y aniquilando su fuerza aérea. En solo una semana, Israel conquistó toda la península del Sinaí.

     La presión diplomática conjunta de los Estados Unidos y de la Unión Soviética, obligó a Israel a retirarse de la península del Sinaí y de la Franja de Gaza, y tuvo que regresar a la situación pre-bélica que le había llevado a conquistar 60.000 kilómetros cuadrados en solo una semana. Tras el alto el fuego decretado por la ONU, Egipto aceptó el despliegue de una Fuerza de Interposición de la ONU en la frontera, para evitar los incidentes fronterizos. La Guerra del Sinaí dejó a la región en una situación inestable, con una paz sólo aparente (los Estados árabes siguieron sin reconocer a Israel). Al poco tiempo Siria, a principios de los años 1960, alineada con el bloque soviético, comenzó a patrocinar asaltos terroristas en Israel , como parte de su «guerra de liberación

     En 1967 estallaría la llamada “GUERRA DE LOS SEIS DÍAS”, que supuso un éxito rotundo para Israel. Ante la retirada de los cascos azules de la frontera del Sinaí, el bloqueo de los estrechos de Tirán y los movimientos de tropas de Egipto, Siria y Jordania al otro lado de la frontera, Israel temió una inminente agresión y decidió pasar a la ofensiva, conquistando la península del Sinaí hasta el Canal de Suez, iniciando un plan de colonización de la península, al tiempo que CONQUISTÓ CISJORDANIA Y JERUSALÉN ESTE, hasta entonces bajo administración de Jordania, y ocupó unos 1.200 kilómetros cuadrados de los ALTOS DEL GOLAN, territorio que se anexionó en un acto que la comunidad internacional no reconoce. Técnicamente, Israel y Siria están todavía en guerra.             

           En 1973 Egipto recuperó la ribera este del Canal, durante la llamada “GUERRA DEL YOM KIPUR”, pero las tropas israelíes contraatacaron, cruzaron el Canal, y llegaron hasta 100 kilómetros de El Cairo. Tras esta acción relámpago, Egipto y Jordania firmaron la paz con Israel, que devolvió la Península de Sinai (salvo la Franja de Gaza). Durante la guerra, las tropas sirias aprovecharon para atacar las posiciones israelíes en los Altos del Golán, pero fueron rechazadas por los israelíes, que en su avance llegaron hasta cerca de Damasco, tras lo cual firmaron un alto el fuego y se estableció una zona desmilitarizada.

     A todo lo anterior hay que añadir que Israel mantuvo bajo ocupación militar una franja de terreno hasta el río Litvani, en el sur de EL LÍBANO, durante cerca de veinte años, denominada por Israel «zona de seguridad», debido a los continuos ataques que se producían desde allí contra las ciudades del norte de Israel por grupos armados palestinos. Tras obligar a Israel a retirarse del territorio libanés, la ONU estableció en la zona una Fuerza de Interposición (UNIFIL), en la cual viene participando España desde 2004. En fechas recientes ha surgido un nuevo conflicto, ante el hecho de que Israel pretende anexionarse una zona de 860 kilómetros cuadrados en el Mediterráneo que comparten El Líbano y los territorios ocupados palestinos, rica en reservas de gas natural, que los libaneses consideran una auténtica “declaración de guerra”

Así pues, Israel cuenta actualmente, además de con el espacio que le “adjudicó” la ONU en 1947, los territorios que se anexionó tras la guerra de 1948 – que deberían formar parte de la Palestina árabe -, a los que se suma, de facto, la ocupación de Cisjordania, Gaza, Jerusalén, y los Altos del Golán en Siria.

    

Deja un comentario