«

»

Dic 18 2017

Chile. Belén de cobre

 
El pasado 5 de septiembre publiqué un artículo acerca de un belén de Chile, y en él mencionaba que los nacimientos más representativos del país eran los de cobre, metal del que Chile es el primer productor del mundo. Por fin he conseguido el ejemplar que figura en la fotografía, a través de un coleccionista y vendedor mormón, de Salt Lake City, que cuenta con una espléndida y numerosa colección.
 
El belén, de reducido tamaño – San José mide 16 cm – presenta unas figuras de cobre y bronce de gran calidad estilizadas, muy bien trabajadas. Son obra del maestro artesano Jorge Monares de Santiago de Chile, que lleva 35 años en el oficio que aprendió de su padre, dedicado a la producción de toda clase de objetos de cobre, incluidos algunos utilitarios. Sus diseños son únicos, fruto de muchos años de experiencia. Jorge, que pertenece a la Red de Artesanos de la Fundación Artesanías de Chile, lleva a cabo trabajos siguiendo el sistema empleado en la época colonial, básicamente con el empleo de un martillo y el fuego como elementos básicos.
El desierto de Atacama, en el norte de Chile, cuenta con grandes depósitos de este mineral, que hacen del país la capital del mundo del cobre, con un tercio de la producción mundial. Existen pruebas de la utilización del cobre en el área andina varios cientos de años antes de Cristo. En el norte del país, atacameños y diaguitas conocieron este metal.
En la época de Chile Colonial, la explotación del cobre se mantuvo como una pequeña industria. A comienzos del siglo XX, se inició la explotación a gran escala coincidiendo con el incremento de la demanda mundial por este metal. Durante muchos años, la explotación de las minas de cobre estuvo en mano de empresas extranjeras, hasta que en 1971 se produjo su nacionalización, precedida la denominada “chileanización” de algunas minas. La ley sobre Concesiones Mineras de 1981 supuso una gran expansión de las inversiones en minería y el desarrollo de numerosos proyectos privados.

Deja un comentario