«

»

Ene 01 2018

Un icono… de cicuta

 

Este icono, originario de Craiova, Rumanía y obtenido por internet, está hecho de pasta de madera de cicuta hervida (conium maculatum), “cucutä” en rumano. La cicuta era usada por los antiguos griegos en forma de brebaje venenoso, que daban a los condenados a muerte, entre ellos al famoso filósofo Sócrates, juzgado por no reconocer a los dioses atenienses y por, supuestamente, corromper a la juventud, que fue condenado a morir ingiriendo el potente veneno.

La planta, altamente venenosa, es un arbusto de unos dos metros de altura que tarda dos años en completar su ciclo biológico, con una apariencia parecida al perejil, con la parte baja del tallo con manchas de color púrpura, y flores pequeñas y blancas, y se la reconoce fácilmente por su olor hediondo.

La madera de cicuta absorbe la pintura muy irregularmente, y seca muy despacio. Lo que se hace es hervirla y mezclarla con huevo, harina y otros aditivos, para conseguir así una pasta sólida, y que agarre la pintura. El uso más extendido es el de fabricar unas pequeñas trompetas, que se hacen sonar el día de San Jorge, patrón de Craiova

Hay un leyenda, al parecer basada en un hecho real, según el cual un hombre fue mordido por una serpiente, salvado por curar la herida con una mezcla de cicuta hervida y aceite. Desde entonces la planta ya no produce temor en la gente del lugar, que considera que tiene poderes “espirituales”, y simboliza la victoria del bien sobre el mal (la serpiente simbolizando el demonio).

Esta información me la proporcionó por internet el vendedor, de nombre Sebastián, de la firma Vito Andolini, de Craiova

No hay texto alternativo automático disponible.

Deja un comentario