«

»

Feb 16 2018

Belenes de papel

       Una modalidad, interesante y muy extendida, es la de los belenes de papel, entre los que destacan los de la República Checa. El primer pesebre en tierras checas del que se tiene constancia son las figuras, de tamaño real, que colocaron los jesuitas en la Iglesia de San Clemente, en la Ciudad Vieja de Praga. El momento de mayor auge del arte belenístico checo llegó, paradójicamente tras la orden, dictada por el emperador José II de Habsburgo en 1782, por la que se prohibía exponer los belenes en las iglesias, arguyendo que distraía a la gente de sus obligaciones laborales, pero que en realidad lo que pretendía era debilitar el poder de la Iglesia.
      La consecuencia inesperada fue empezaron a aparecer nacimientos en todos los hogares. Pero no todo el mundo podía permitirse comprar un belén convencional, y buscaron una solución barata. Así surgieron los belenes de papel. La idea llegó desde Augsburgo, centro importante de la gráfica barroca. Se creaban a partir de un grabado en madera y calcografía. Las figuras se recortaban y en la parte de atrás se pegaban unas astillas para clavarlas en el musgo.
      Con la modernización de las técnicas de impresión, surgieron los belenes de papel en color. El primer pesebre de este tipo de gran calidad fue creado por el pintor checo Mikoláš Aleš.. Una curiosa fusión de las culturas checa y oriental aparece en las obras de Josef Koráb. Sus protagonistas visten trajes típicos tanto checos como orientales, y los paisajes alternan picos nevados con oasis y palmeras. En ocasiones, se ven también niños con trineos, muñecos de nieve, etc.
 
       Los belenes de papel experimentaron un notable auge con los creados con fines publicitarios. Una de las muestras más significativas de esta modalidad puede verse en el Museo “Belén del Trabajo” en Bohemia, publicado en los años treinta, como suplemento del diario České Slovo, para promocionar los productos checoslovacos. En otro orden de cosas son famosos los de Vojtěch Kubasta (1914-1992), que actualmente alcanzan precios muy elevados.
                                
 
      En la República Checa existen varios museos de belenes de papel, entre los que destaca el de Zábrdí u Husince, con unos 800 belenes de todo el mundo, el más grande de casi cuatro metros de largo. Y hoy en día la producción de belenes de papel sigue siendo muy abundante.
 
Ver colección de belenes en https://belenesdelmundo.com

Deja un comentario