«

»

Feb 26 2018

Belén de Ecuador

 

El belén de la fotografía adjunta es un regalo de mi hija Bárbara, que viajó recientemente a la capital ecuatoriana – Quito – por motivos profesionales. Las figuras son de mazapán, material utilizado frecuentemente en la artesanía ecuatoriana.

El Ecuador presenta numerosas singularidades, como la de contar con territorios tanto en el hemisferio norte como en el hemisferio sur o el de ser el país con mayor número de ríos por superficie. En el conjunto del país podemos distinguir entre la llanura costera al norte del Golfo de Guayaquil, los Andes en el centro del país y un extenso sector de la llanura amazónica al oriente.

Los Andes se extienden a lo largo de tres cordilleras: la Central, la Occidental y la Interandina, con nueve volcanes activos (o potencialmente activos), y 22 montañas de más de 3.500 metros de altitud. Muy cerca de la capital se alza el Cotopaxi, el volcán activo más alto del mundo.

En su variada artesanía destacan los belenes tradicionales “estilo quiteño”, barrocos, de una gran belleza. Muestra de esta tradición son los de las iglesias y conventos del centro histórico de Quito, conservados por congregaciones religiosas. Las llamadas “mujeres de fe” arman estos tesoros, generación tras generación, y gracias a ello, los mantienen intactos para ser mostrados en diciembre para admiración de los fieles, como sucede con los del convento del “Carmen Bajo”, compuesto de más de 500 piezas que incluye personajes de la época colonial, como los esclavos o los yumbos (hoy prácticamente desaparecidos, que habitaban el territorio montañoso al oeste de la provincia del Pichincha). Cuando llegan los visitantes, las religiosas se retiran, para continuar su vida contemplativa.

En Madrid, en el convento conocido como el de “las Carboneras“, las monjas jerónimas atesoran un nacimiento con figuras de la escuela quiteña, que muestra cómo, en el siglo XVII, los belenes contaban con personajes hoy desaparecidos, como el caballero que porta la estrella de los Reyes Magos o la figura que, con una trompeta, anuncia la llegada del Mesías.

Deja un comentario