«

»

Mar 30 2018

Tradiciones populares navideñas. Las Jornaditas

En España y en varios países de origen hispano se conmemora anualmente el peregrinaje de María y José desde Nazaret a Belén en busca de albergue. En España esta celebración recibe el nombre de “Jornaditas” o “Jornadillas”, y en Hispanoamérica, “Posadas” y “Novenas de Aguinaldos”.

En España las “Jornaditas” más populares son las de Castilleja de la Cuesta, Luque, Ginés, Mairena del Aljarafe, Sevilla o Carrión de los Céspedes, todas en Andalucía. Tienen lugar en el interior del templo y consisten básicamente en una serie de oraciones a lo largo de nueve días: el tiempo que duró el peregrinaje de María y José de Nazaret a Belén. Se reza el Santo Rosario, se hace una lectura alusiva a la jornada correspondiente a cada día, y se cantan villancicos con el belén o con escenas de la Natividad como fondo. Cada lugar tiene sus propias tradiciones. A continuación relatamos cómo tiene lugar en Castilleja de la Cuesta.

A lo largo del mes de noviembre el coro de campanilleros “Nuestra Señora de la Soledad” recorre las calles del pueblo en la llamada “Ronda de Ánimas”, como preludio de la Navidad. El montaje del altar para celebrar las Jornaditas comienza el domingo anterior, conocido como “día del lentisco”, en que se cortan ramas de lentisco, eucalipto y pino, y después de la misa dominical se procede a forrar de lentisco y corcho todo el altar mayor.

Cada día cambia el atuendo de la Virgen y San José, y se van cambiando de sitio los animales que se colocan en el altar. A lo largo de los nueve días se van montando diferentes escenas, como la Virgen caminando junto a su esposo subida en la mula, vestida de pastora, sacando agua del pozo o sentada junto al fuego, pidiendo posada o entrando al portal. En la Nochebuena la Virgen viste todos los años un traje nuevo, regalado por algún miembro de la comunidad.

Todas las Jornaditas comienzan con una misa en la que un coro femenino canta “coplas” populares, intercaladas entre las distintas oraciones. Al caer la tarde, el coro masculino visita las casas de los cofrades que lo deseen. El último día, en la Nochebuena, tras la misa, al tiempo que repican las campanas y se oye un atronador ruido de cohetes, suena el himno nacional, se ilumina el templo y se descubre el altar mayor, que ha permanecido todo el día velado. Llegada la medianoche, se entona el Gloria y queda expuesta en besapiés la imagen del Niño Jesús.

 

Deja un comentario