«

»

Jun 01 2018

Tradiciones navideñas. Los regalos. San Nicolás

Los niños de los Países Bajos son los primeros en recibir sus regalos navideños, de mano de San Nicolás, que llega de España a las costas holandesas, en un barco de vapor. San Nicolás, cuyo nombre significa “protector y defensor de los pueblos” fue muy popular en la antigüedad.
 
Nació en Patara, en la región de Licia (actualmente dentro del territorio de Turquía). Sus padres, fervorosos cristianos, lo educaron en la fe. Al morir éstos, heredó una gran fortuna que puso al servicio de los necesitados. En oriente lo llaman Nicolás de Mira, por la ciudad de la que fue obispo. Cuando los mahometanos invadieron a Turquía, un grupo de católicos sacó de allí, en secreto, las reliquias del santo y se las llevó a la ciudad de Bari, en Italia. De ahí el nombre de San Nicolás de Bari. Y como en aquel entonces la ciudad italiana de Bari formaba parte del Reino de las Dos Sicilias, que pertenecía a la corona española, de ahí que San Nicolás llegue en barco, “procedente de España”.
Una vez desembarcado, monta en un caballo blanco llamado Amerigo. Se trata de una de las tradiciones más importantes de Holanda, hasta el punto de que cuando los predicadores calvinistas intentaron eliminar la festividad de San Nicolás no lo consiguieron, dada su popularidad, incluso entre los protestantes.
 
En el siglo XV existía la costumbre de poner los zapatos el 5 de diciembre en la iglesia para recaudar dinero, que se repartía entre las familias pobres al día siguiente, día oficial de la muerte de San Nicolás. Siglos más tarde se impuso la costumbre actual de poner los zapatos junto a la chimenea.
 
Pero San Nicolás no trabaja solo: le acompañan unos pajes que reciben el nombre de Zwarte Pieten (en español: Pedro o Pedrito el Negro), que descienden por las chimeneas de las casas para dejar los regalos en los zapatos de los niños. Cada uno tiene una tarea propia encomendada (por ejemplo ser guía, cocinero, porteador, etc.). El Santo se comporta siempre con distinción y seriedad, mientras que sus acompañantes son acróbatas juguetones y traviesos.
 
Los niños colocan un calcetín para que pongan en él los regalos. Esta tradición tiene su origen en una leyenda según la cual tres doncellas no podían casarse porque eran muy pobres, y al enterarse San Nicolás, tiró tres monedas de oro por la chimenea, que cayeron dentro de los calcetines que habían puesto a secar, con lo que ya pudieron casarse.
 
En la fotografía: San Nicolas llega en un barco con la bandera española, en el que pone Spanje – España
.
 
Ver colección en https://belenesdelmundo.com

Deja un comentario