Belén de Eslovaquia

Este belén comprado en Bratislava, fue un regalo de unas cuñadas mías, que viajaron a Eslovaquia en marzo de 2016. Al regalo se sumó generosamente un buen amigo mío de hace muchos años, con el que coincidieron en el viaje. Se trata de un ejemplar en paja de maíz, típico tanto de Chequia como de Eslovaquia, muy parecido, aunque de menor tamaño, al que figura en la web. Este modelo es inconfundible de ambos países, sin que se pueda decir a cual de los dos pertenece.
 
Entre los nacimientos eslovacos merece especial mención el gigantesco belén móvil de madera, obra de un solo artista, Josef Pekara, que tardó 15 años en construirlo, y que se exhibe en Rajecká Lesná, en el norte de Eslovaquia, lugar de peregrinaje desde el siglo XV, cuya fecha más señalada es el 8 de septiembre, festividad de la Virgen María. Tiene unas 300 figuras, la mitad de ellas móviles. Mide 8,5 metros de largo, 2,5 de ancho y 3 de alto. Es el ejemplar de madera más grande del mundo.
 
Como es sabido Eslovaquia estuvo unida a Chequia, formando la republica denominada Checoslovaquia, cuya historia se inicia con el colapso del Imperio austrohúngaro tras el fin de la Primera Guerra Mundial el 28 de octubre de 1918. Ocupada inicialmente por Alemania durante la Segunda Guerra Mundial, lo fue a continuación por el Ejército Rojo en 1944. En febrero de 1948, los comunistas tomaron el poder, y Checoslovaquia fue declarada «democracia popular». Pero de 1989 a 1993 recuperó la democracia. En enero de 1993 se produjo la fractura de Checoslovaquia en las dos entidades federales que la componían: la República Checa y la República Eslovaca. El denominado “divorcio de terciopelo” fue considerado un acto ejemplar de división pacífica y ordenada, frente al caos y la violencia que caracterizó la disolución de Yugoslavia.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.