«

»

Jul 02 2018

Belén de India

Una sobrina mía, azafata de Iberia, hizo un viaje turísticor a la India en 2003, y recorrió numerosos lugares, entre ellos el Estado Tamil-Nadu, donde encontró, en la ciudad de Madurai,este nacimiento de barro, de 10 cm. con trece figuras muy sencillas y elementales, que me trajo para mi colección. Algún tiempo después mi sobrina falleció repentinamente. Sirva este artículo como sentido homenaje a su recuerdo.
La India del Sur, de la que forma parte Tamil-Nadu, constituye un contrapunto de las regiones septentrionales. Firme en su resistencia a los invasores, representa la custodia de las tradiciones antiguas, y el hecho de haber evitado las grandes convulsiones la hace más conservadora. De hecho, Tamil-Nadu presume de ser el Estado “más indio” de todo el país. Generalmente, sus habitantes son gente menuda, estilizada y con la piel mucho más oscura – los drávidas(pueblo existente en la India antes de la llegada de los indoeuropeos o arios)-, que han conservado su modo de vida y sus costumbres, y de esta forma puede considerarse hoy día como el reducto más puro de las culturas dravídicas, primigenias del subcontinente.
 
Si hay algo que caracteriza a Tamil Nadu del resto de la India, aparte de su lengua propia –el tamil – es la custodia de la “esencia más hindú”, con sus monumentales complejos arquitectónicos no se ven en ninguna otra parte del país. El templo más sagrado en Tamil-Nadu es el de Minakshi, en Madurai. Está compuesto por dos santuarios gemelos, consagrados: uno a Siva, y el otro a Minakshi, la “diosa con los ojos de pez”. Nueve torres jalonan el conjunto y elevan al cielo un grupo de divinidades abigarradas, pintadas con vivos colores. Cada día, miles de peregrinos llegados de diferentes puntos de la India se reúnen en torno al templo. Es un espectáculo fascinante.
Ver colección en https://belenesdelmundo.com

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Deja un comentario